Menú


¿Es cierto que crecen los pies durante el embarazo? Mito o Realidad

21 January 2019
343 Visitas

Posts relacionados

¿Es cierto que crecen los pies durante el embarazo? Mito o Realidad

 

Muchas somos las mujeres que nos hemos visto en la situación durante el embarazo de que no nos entra ninguno de nuestros zapatos, o si entran, hacen daño.
Pensamos o le podemos echar la culpa a la retención de líquido, al hinchazón, al cansancio... pero a parte de eso (cosa que también influye) la causante de esta y otras variantes en nuestro cuerpo es una hormona llamada relaxina.

Esta hormona pertenece a la gran familia de la insulina, la producimos en cada ciclo menstrual, pero en mayor cantidad durante el periodo de gestación, ya que su función es la de ayudar al bebé a desarrollarse y favorecerle el camino en el parto. Esta hormona proporciona elasticidad a los ligamentos del canal del parto, las articulaciones se tornan más flexibles, pero no solamente afecta a esas zonas, sino también a los ligamentos de nuestros pies, sobretodo al arco o puente de la planta del pie, haciendo que éste se aplane un poco y a su vez crezca (Con ayuda del peso cogido). Puede alargarse entre media talla y una entera (entre 2 y 10 mm). Un problema muy común también, es el generar en algunos casos “pie plano” o por el contrario puede ayudar al pie cavo.

Durante el embarazo nuestro cuerpo sufre numerosos cambios; la columna se resiente por el aumento de peso, retenemos mucho más líquido y cambios anímicos, náuseas, vómitos, desarrollo del olfato, antojos, manías... Nuestro cuerpo es asombroso, pensad que ¡estamos creando vida! Y es muy normal todos estos síntomas, ¡pero tranquilas! Poco después del parto todo esto vuelve a su normalidad, o casi todo, ya que en el 70% de los casos, los pies no vuelven a su longitud anterior a la gestación, aunque sí se deshinchan.

¿Qué tipo de calzado se recomienda para las embarazadas?

Mayormente suele ser calzados anchos con un tacón máximo de 4 cm para el día a día, con algo que amortigüe la pisada, como pudiera ser una plantilla de gel, de poliuretano o viscolástica. Para muchas de nosotras ir plana es más cómodo, aunque lo ideal es lo dicho anteriormente para una posición más descansada de la columna y lumbares, lo que se desaconseja es en el último trimestre caminar descalza, y no por el mito de “si caminas descalza te darán calambres en el parto” créeme, ¡creo que no te darías ni cuenta de un “calambracito”! Pero sí es cierto que por el peso es más probable que al ir completamente plana, la pisada te provoque calambre en el momento, debido a la presión que ejerce el útero en determinados puntos de la pelvis.

Así que tranquilas, lo dicho, en cuanto vuestro bebé llegue al mundo, vuestro cuerpo con paciencia y tiempo volverá en sí, vosotras podréis disfrutar de vuestro calzado anterior a la gestación, o si por el contrario eres de ese 70% que conserva el pie con una talla más... ¡ya tienes excusa para renovar tu zapatero!

 

 

Tu compra


Sin artículos en la cesta

© Destiu 2021